ALGUNAS DE LAS REALIDADES DE LOS POLICÍAS EN MÉXICO

                        Ser parte de los cuerpos de seguridad en México, representa en muchas de las ocasiones una circunstancia negativa para las personas que desarrollan esta profesión.

police army commando special task force
Photo by Somchai Kongkamsri on Pexels.com

                        Aunque se lea repetitivo, los bajos salarios, falta de capacitación, extenuantes jornadas laborales, mandos que no cuentan con la experiencia necesaria y que obedecen a intereses económicos particulares, son algunos de los factores que inciden en la labor policial.

 

                        Lo mas lapidario en principio es que la sociedad en general no tiene el respeto que debiera para con los integrantes de las corporaciones de seguridad, pues los ciudadanos en general tenemos una percepción mala de nuestros policías la que solo cambia cuando ponemos atención a toda la serie de factores negativos a los que están expuestos, tomemos por ejemplo un integrante de la Policía Preventiva de la CDMX, si ponemos un poco de atención nos vamos a dar cuenta que muchos de estos elementos y sus unidades están estacionados afuera de plazas comerciales, tiendas OXXO, Starbucks esto obedece a que los elementos son prácticamente plantados en dichos lugares o muy cerca de ellos pues estos realizan un pago que se denomina RENTA, este pago es para el mando, puede ser semanal, quincenal o mensual y de esta manera no hacen eficiente la labor policial, pues siguiendo con el ejemplo si una de estas tiendas es asaltada, el integrante es acreedor a un arresto, como si este fuera el responsable de dicho robo y es que pensemos que se dejo de cuidar celosamente dicho lugar para atender alguna emergencia en el mismo cuadrante donde el elemento fue asignado, pues bien la responsabilidad según el mando es del elemento asignado a este, algo por demás injusto que no para ahí, si en el cuadrante donde esta asignado el elemento se roban un carro, es igualmente arrestado y así la lista es interminable cualquier pretexto es bueno para sancionar a un integrante, se puede pensar que efectivamente es correcto sancionarlo por no haber inhibido el delito que se cometió, pero la realidad dista mucho del deber ser ya que si al momento de que el integrante es supervisado este no se encuentra exactamente don de el mando tiene su indebido interés económico, este también es arrestado, insisto esto solo es un ejemplo.

                        Así, al ir por la calle y ver un policía que esta comiendo es fácil pensar, “Que se ponga a trabajar”, “Por eso no agarran a los rateros” etc. Pero porque no pensar cuando los vemos parados en la calle, ¿ya habrá comido?, ¿estará doblando turno? o lo mas elemental ¿Ya habrá ido al baño? Todo esto me ha llevado a la conclusión que cuando somos o por lo menos tratamos de ser empáticos podemos descubrir cosas o situaciones que nos llevarían a no tomar juicios anticipados respecto de alguna profesión, arte u oficio no con esto digo que todos los integrantes de una corporación son personas ejemplares, pero también debo decir que conozco médicos, ingenieros, arquitectos, mercadologos, programadores, comerciantes, empleados, amas de casa, abogados etc. Cuyas conductas y acciones no son las mejores y no por ello todas las personas son iguales, simplemente que los anteriores no están sometidos a un escrutinio publico tan severo como ser grabados al momento de hacer su trabajo, a veces al grado de entorpecerlo y ser sujetos a procedimientos administrativos de responsabilidad por mera presión mediática de una noticia, video o testimonio fuera de todo contexto.

                        Y como un dato que será tema de un posterior articulo, déjenme decirles que a diferencia de cualquier trabajador en este país, los policías no tienen estabilidad laboral, es decir para que quede claro dichas personas no tienen derechos laborales y esto no esta establecido en cualquier norma sino en la propia Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su Articulo 123 Apartado B, Fracción XIII Párrafo segundo, tema del que hablaremos próximamente.

¿Cuál es la situación que en mi opinión se avizora van a enfrentar los futuros abogados en México?

Realmente nos hemos puesto a pensar, los que actualmente estudiamos Derecho ¿Qué es lo que está ocurriendo con las nuevas generaciones de profesionistas? Crees que es malo, bueno, normal o sencillamente es alarmante ¿verdad?

Sabemos que el estereotipo de vida perfecta la da ser un profesionista, por ello la insistencia de nuestros padres, abuelos, hermanos y la sociedad en general de que estudiemos una licenciatura o ingeniería y ¿por qué no? Diplomados, maestría y hasta un doctorado. Y es aquí cuando comienzan los problemas, porque ¡Vivimos en México!, un país subdesarrollado que se caracteriza por tener niveles bajos de seguridad, educación y si, con ingresos bajos.

Ahora hablaré del tema que nos importa: abogados. Y ¿Qué es un abogado? Básicamente un abogado es una persona que, a base de “estudio” adquirió conocimientos en diferentes áreas legales, como pueden ser: penal, civil, administrativa, laboral, mercantil, etc. y puede defender los derechos y los intereses de otra persona.

blur book girl hands
Photo by Leah Kelley on Pexels.com

Desde siempre se ha tenido la idea (y tal vez sí) de que los abogados tenían que estar siempre impecables, debían ser una persona seria, siempre vistiendo traje y corbata, y ¿Por qué no? Sentado atrás de una mesa gigante color caoba, y su despacho lleno de libros, manejando un auto último modelo, portando relojes caros; en general, una profesión que genera mucho dinero.

Los tiempos han cambiado, hace poco más de 30 años que esto dejo de ser así, vivimos en el año 2018, y por vivir en México, un país con una economía que no crece, tener estudios ya no es rentable, ahora adquirir un título universitario es mucho mas fácil que antes, existen muchísimas escuelas de paga que otorgan títulos universitarios en 3 años, poco mas en escuelas publicas, pero en igual volumen excesivo de egresados

En México está egresando demasiado profesionistas, generando gran demanda laboral, y lo peor, con conocimientos obsoletos, pero en todos los casos insuficientes y bastante malos.

accomplishment ceremony education graduation
Photo by Pixabay on Pexels.com

40 de cada 100 profesionistas en México trabajan de lo que estudiaron, los demás no, agregando además a esto, que las vacantes que hay no son cubiertas porque los aspirantes no tienen experiencia, o les falta alguna cualidad que los haría sobresalir del resto de profesionistas que están en busca de una oportunidad como ellos. Hace poco la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) dio a conocer que el 56% de los profesionistas en México que están desempleados tienen menos de 30 años, ¿Qué nos esperamos en diez años? Las dificultades para que nuestros futuros profesionistas consigan un trabajo será cada vez más difícil.

Si a eso le agregamos que muy pocos dominan un segundo idioma, y que las universidades están rezagadas ante los avances tecnológicos, y los alumnos salimos evidentemente sin experiencia, con una falta de habilidades en el mundo laboral impresionante, no tenemos la habilidad de trabajar en equipo y para acabar, somos conscientes que afuera hay miles de personas peleando nuestro puesto ¿demasiada presión no?.

Otro aspecto que considero importante es el hecho de que, las vacantes que son sumamente peleadas, no se pueden llenar porque:

  • No tienes experiencia
  • Tienes experiencia pero rebasas la edad
  • Tienes título, pero nunca has trabajado
  • Tienes más estudios que la persona que te esta contratando, lo que no es malo, pero regularmente son conocimientos deficientes.

Es ahí donde muchos se quedan a la mitad del camino, y comienzan a trabajar en empleos que nunca se imaginaron, porque la cantidad de egresados y demanda de trabajadores no coincide.

Antes, tener una profesión garantizaba un salario considerable, ahora no, por lo mismo ¡ya somos muchos!

 

La tecnología no se queda atrás, y por dar algunos ejemplos: los médicos están siendo sustituidos por maquinaria que ahora hace su labor, incluso ya hay robots enfermeros; los ingenieros fueron remplazados ya por una computadora que hace lo que ellos hacían en menos tiempo, y ¿los abogados? También, si antes se necesitaba a un pasante para ir a revisar acuerdos en los juzgados, ahora ya hay aplicaciones que te lo facilitan, teníamos una esperanza al creer que los juzgados aun serian presenciales, pues no, ya haz juicios en línea: como resultado, a situación próxima a vivir es aún más incremento de desempleo.

apple iphone smartphone desk
Photo by Pixabay on Pexels.com

En mi experiencia, puedo afirmar que no ha sido fácil encontrar una oportunidad laboral, sin embargo, ahora me encuentro en una situación sumamente interesante pues, trabajo de lo que estudio y estoy por terminar Lic. en Derecho he tenido que aprender a escuchar, trabajar en equipo, entender que los conocimientos escolares no lo son todo y sobretodo estar atenta a los cambios que se enfrentan en el ejercicio profesional en la época actual esperando que los esfuerzos que estoy dando den frutos en el corto y mediano plazo, un buen inicio ha sido poner los pies en la tierra y estar consiente de que no basta estudiar una licenciatura y egresar de alguna escuela con prestigio no lo es todo.

ALEXA DHAMARA VILLANUEVA MEDINA

Paralegal en Eabogadosmex

 

            El presente expresa la opinión de quién lo escribe.